All for Joomla The Word of Web Design

Casa-Estudio Gabriel García Márquez en México

Casa-Estudio Gabriel García Márquez en México

Casa-Estudio Gabriel García Márquez en México. Para el Gabo, Ciudad de México era su “otra patria distinta”. De hecho, la casa en la que vivía alquilado y donde escribió Cien años de soledad, fue donada por su propietaria Laura Coudurier a la Fundación de Letras Mexicanas (FLM) y será convertida en un espacio para promover la literatura.

La casa donde el premio Nobel de literatura colombiano García Márquez escribió su obra cumbre Cien años de soledad se identifica como la  Casa de la Loma 19, en el sur de Ciudad de México. Él la alquiló entre 1965 y 1967, cuando llegó a  ese país  con el sueño de convertirse en escritor.

Casa-Estudio Gabriel García Márquez en México 2

En 1965, luego de renunciar a su trabajo como editor y redactor publicitario, García Márquez se dedicó  tiempo completo, en esta casa, a escribir durante 18 meses, Cien años de soledad.

A finales de los años ochenta, el Gabo  quiso comprar la vivienda de La Loma, pero su ex casero no aceptó la oferta. Le dijo: “No se la vendo porque esa casa no tiene precio”.

En esa casa escribió además  Crónica de una Muerte Anunciada. La casa de San Ángel se convirtió en el hogar de Gabo y su familia durante  décadas. Desde que García Márquez tuviera que abandonar  Colombia y se refugiara  en México. Allí  recibió  la noticia del premio Nobel, charló con Carlos Fuentes y Juan Rulfo y pasó su último cumpleaños con un ramo de flores amarillas (sus favoritas) y con los acordes de las mañanitas.


10 libros de Gabriel García Márquez que no puedes dejar de leer

Tiempos difíciles 

García Márquez ha dicho que Cien Años de soledad  nació gracias a la solidaridad de sus amigos pero también a la comprensión de su casero, Luis Coudurier, oficial mayor de la alcaldía de Ciudad de México.

Mientras se escribía  la novela,  Mercedes y Gabriel no pudieron pagar el alquiler durante nueve meses.

En marzo de 1966, cuando se debía un trimestre de renta, Coudurier llamó a sus inquilinos. Contestó Mercedes y después de unos minutos le aseguró que podrían pagarle toda la deuda en seis meses.

“Perdone señora, ¿se da cuenta de que entonces será una suma enorme?”, preguntó el casero. “Mire“, respondió la esposa sin un temblor en la voz, “Gabriel está escribiendo un libro y está medio Lorenzo (loco); cuando termine seguramente le podrá pagar”.

Al “buen licenciado“, recuerda Gabo, “tampoco le tembló la voz para contestar: Muy bien, señora, con su palabra me basta. La espero el siete de septiembre”.

La promesa se cumplió antes del plazo acordado.  El escritor recibió un cheque de US$ 500 enviado por la Editorial Sudamericana como adelanto por los derechos de su novela, por lo que pagó  el alquiler antes de la fecha establecida.

Actividades literarias 

La Fundación de Letras Mexicanas señaló  que  hará de la casa un espacio de impulso a la creación, así como un lugar de encuentro para la reflexión y el diálogo actualizado sobre temas relevantes de la literatura universal.

La casa se conserva tal y como era en tiempos de García Márquez  y  su familia ya que  se mantiene en buenas condiciones porque contó con el mantenimiento adecuado.

Las actividades de la Casa-Estudio Gabriel García Márquez  serán coordinadas por Geney Beltrán, editor, traductor y crítico literario, con apoyo del escritor Juan Villoro.

Durante algún tiempo en la fachada de la casa reposaba una placa metálica para recordar que allí se había escrito  la épica novela, pero una noche desapareció  y desde entonces no se ha sustituido.


Gabriel García Márquez entre los mejores del siglo xx

México en el corazón 

Gabo se adaptó a  México, se sentía cómodo en ese país. Dicen que mientras manejaba  hacia Acapulco se le ocurrió la primera frase de Cien Años de Soledad. También en ese país, conoció a la publicista que lo representó en todo el mundo.

García Márquez frecuentaba otros sitios. Era un invitado asiduo  en la Casa del Lago  y allí se reunía con Inés Arredondo, Juan García Ponce, José Emilio Pacheco y Carlos Monsiváis, a quienes les fascinaba «Cien Años de Soledad». La Casa del Lago dentro del Bosque de Chapultepec, era el centro de reunión de la élite intelectual en México. Carlos Fuentes solía invitar al Gabo.

El Nobel  amaba el Centro Histórico de la Ciudad de México. Visitaba  el restaurante «El Cardenal» que está en esa zona. Incluso García Márquez inauguró «El Cardenal» de San Ángel, barrio donde residía. Dentro del restaurante conservan  una placa que confirma la presencia del escritor en dicho evento.

A la Ciudad de México, el  Gabo la llamaba «ciudad luciferina». Mientras que al pulmón de la metrópoli, lo llamó «bosque encantado».

En el Café La Habana se reunían periodistas, escritores y personalidades como Fidel Castro y el «Che» Guevara. García Márquez también lo visitaba  y disfrutaba de una taza de café recién molido.

La imaginación de García Márquez encontró  un  terreno fértil para expresarse y florecer a través de la  Casa-Estudio Gabriel García Márquez en México .

 

Patricia Chung

0 Comentarios

    Deja Tu Comentario

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember me Lost your password?

    Lost Password

    Send this to a friend