All for Joomla The Word of Web Design

Dos escritoras uruguayas reconocidas con importantes galardones

Dos escritoras uruguayas hacen presencia en la literatura mundial por los premios que ganaron recientemente. Cristina Peri Rossi (1941) exiliada en Madrid desde los años 70 obtuvo el Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes 2021, el máximo galardón literario que otorga el país ibérico al tiempo que Fernanda Trías (1976) ganó el Premio de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz.

Dos escritoras uruguayas reconocidas con importantes galardones
Cristina Peri Rossi: Dos continentes

Quien se convirtiera en la sexta mujer ganadora del premio Cervantes, es una literata nacida en Montevideo, capital de Uruguay en el año 1941, cuyo talento para la escritura desarrolló desde muy joven, apoyada por su madre Julieta Rossi. En una entrevista, la escritora reveló que solía leer en las bibliotecas, porque no podía comprar los libros en las librerías.

Yo estoy en España desde hace mucho. El Cervantes me lo han dado dos continentes, América Latina y Europa, Uruguay y España. Vivo con estos dos amores porque colaboro con medios de los dos países. No sé cómo lo recibirán esto, pero he trabajado para los dos sitios. Tengo las dos nacionalidades”, cuenta Peri Rossi. “Se habla del exilio de América Latina, pero ustedes también lo sufrieron con la Guerra Civil. ¿Saben que, en Uruguay, un país siempre pacífico, a los huidos españoles les recibía un comité de apoyo y se les buscaba casa y trabajo?”.

El jurado del premio Cervantes, presidido por el académico José Manuel Sánchez Ron, ha reconocido en Peri Rossi “la trayectoria de una de las grandes vocaciones literarias de nuestro tiempo y la envergadura de una escritora capaz de plasmar su talento en una pluralidad de géneros. La literatura de Cristina Peri Rossi es un ejercicio constante de exploración y crítica, sin rehuir el valor de la palabra como expresión de un compromiso con temas claves de la conversación contemporánea como la condición de la mujer y la sexualidad”.

La montevideana está alejada de los medios de comunicación en los que escribió desde los años 60, ha publicado sus últimos libros en dos sellos de Palencia, Menos Cuarto y Cálamo. La insumisa, su título más reciente (2020) es un álbum de recuerdos que narra su infancia y sus años de formación, una guía para entender su vida y su obra.

No, no escribo a diario. Escribo a ratos de pasión” cuenta hoy, Peri Rossi. “Mi poesía cambia con el mundo, incorporo temas de actualidad, está pegada a ella y a la vez la supera. Es una visión crítica de la realidad, por ejemplo, el concepto de ‘país rico’: un ‘país rico’ es el que no tiene pobres. También creo que hay que educar en el entendimiento y hay que erradicar la violencia sexual. Un violador sádico no debe estar vigilado en la calle por un policía, tiene que estar atendido, cuidado”.

En 1963, Peri Rossi ya era profesora universitaria y editaba sus primeras narraciones. En 1964 ya publicaba críticas literarias en El Popular, el diario del Partido Comunista Uruguayo y, poco después, en el semanario Marcha. En 1969 llegó su obra, Los museos abandonados, su primer libro de poesía.

Y, en 1972, su vida se partió en dos. Ese año, en abril, el Parlamento uruguayo decretó el “estado de guerra”, el primer paso que justificó la toma del poder de los militares. Peri Rossi escondió entonces en su casa a Ana Luisa Valdés, una alumna suya que se sentía amenazada por el nuevo orden. El primer día en el que Valdés salió a la calle, desapareció. La escritora, aterrada, renunció a su puesto en la universidad e ideó a toda prisa un plan de una huida de Montevideo.

El primer barco que la pudo sacar del país, el navío italiano Giulio Cesare, se dirigía a Génova con parada previa en Barcelona. Peri Rossi embarcó en él el 4 de octubre de 1972 y lo retrató años después en la novela La nave de los locos. Cataluña sería su destino.

En 1973, los militares uruguayos dieron un golpe de Estado y formaron Gobierno y declararon apátridas a exiliados significados como Peri Rossi. Convertida en una figura incómoda para la España franquista, la escritora marchó a París, donde se refugió junto a un admirador de sus libros de poesía, un amigo por correspondencia llamado Julio Cortázar.

Cortázar escribió 15 poemas “para Cris”, que Peri Rossi considera entre lo mejor de su obra. Y la uruguaya, al cabo de los años, hizo un relato de aquella amistad que es una semblanza conmovedora del autor de Rayuela.

¿Y su poesía, cómo la podría definir, cómo la podría ‘explicar’? “Siempre intento conectarme con el lector. Quiero que el lector, con mi poesía, la sienta, la goce y la sufra”.

Las palabras son espectros

Las palabras son espectros

piedras abracadabras

que saltan los sellos

de la memoria antigua

//.

Y los poetas celebran la fiesta

del lenguaje

bajo el peso de la invocación

//.

Los poetas inflaman las hogueras

que iluminan los rostros eternos

de los viejos ídolos

//.

Cuando los sellos saltan

el hombre descubre

la huella de sus antepasados

//.

El futuro es la sombra del pasado

en los rojos rescoldos de un fuego

venido de lejos,

no se sabe de dónde.

                                                                                                                                           Cristina Peri Rossi

Dos escritoras uruguayas reconocidas con importantes galardones
Fernanda Trías anticipó la pandemia

El orgullo de Fernanda Trías por ganar el Premio de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) no es solo por el reconocimiento sino porque la sitúa junto a mujeres que admira en un “momento de mucha visibilidad para las escritoras”.

Estamos viviendo un momento, por un lado, de reparaciones a las escritoras de generaciones anteriores (que no eran reconocidas) y, por otro lado, de mucha más visibilidad para las escritoras de mi generación y las más jóvenes”, cuenta Trías, que se llevó el premio con Mugre Rosa (Penguin Random House).

Para la uruguaya, que es profesora de la Universidad de los Andes de Bogotá, el Premio Sor Juana Inés de la Cruz fue justamente creado en 1993 para “combatir la invisibilización de las escritoras” en un contexto completamente diferente al actual.

A Trías le encanta ser parte del grupo de escritoras que han recibido este reconocimiento, “por el linaje del premio, por lo que significa, un premio que lleva el nombre de sor Juana”, y porque lo han ganado escritoras a las cuales, dijo, respeta mucho, como Margo Glantz y Cristina Rivera Garza, “dos escritoras mexicanas que yo admiro enormemente”.

Mugre rosa de Fernanda Trías

El acta del jurado indicó que en Mugre rosa la autora es “capaz de mirar con valentía el vacío, pero también trata con ternura los temas centrales de la definición de lo humano como la enfermedad, la incertidumbre, la empatía y el dolor”.

Fernanda Trías, radicada en Bogotá, terminó de escribir su nueva novela, Mugre Rosa, en diciembre de 2019, tres meses antes de que se declarara la pandemia. Cuando la releyó en mayo, antes de que se fuera a la imprenta, entendió que además de escribir su primera novela de ciencia ficción había escrito un relato con poder premonitorio: había imaginado en el 2019 el horror que nos esperaba en el 2020.

Trías afirma que muchas de las cosas de las que escribe no tienen que ver con experiencias personales, sino con observar el mundo a mi alrededor. “La gente me preguntaba en qué mes exacto de 2019 acabé Mugre Rosa para saber si me había adelantado realmente a la pandemia, cuando yo tenía 5 años trabajando en la idea”, escribió en un tuit.

Explicó además que si bien la novela es “una distopía en la que se le ha dado mucha importancia al telón de fondo de la historia, que es la catástrofe ambiental” e incluso a las similitudes que tiene con lo vivido durante la pandemia de la covid-19, siente que “se perdía el foco en eso otro, que es lo que siempre he trabajado, que es la complejidad de las relaciones afectivas”.

La escritora se refirió así a Mugre Rosa: Aunque a mí me gustó mucho imaginar este mundo distópico, a mí lo que me interesaba no era la distopía sino lo que pasaba en la casa de la protagonista, las relaciones humanas y afectivas entre los protagonistas. El encierro en la casa me permitía crear una especie de escenario, como en una obra de teatro, donde las sutilezas de las reflexiones, de las emociones, de los conflictos, cobran protagonismo. Y también porque en el encierro es cuando puedo llevar al personaje contra las cuerdas, acorralándolo y sin posibilidad de escape. ¿Hasta dónde se puede llegar? ¿Qué cosas emergen?

Mugre Rosa, destacado por el New York Times en español como uno de los 10 libros de 2020, también ha tenido un gran impacto gracias “al boca a boca, que es el que le da reconocimiento a un libro”.

Nacida en Montevideo en 1976, Trías es magíster en escritura creativa por la Universidad de Nueva York. Ha publicado las novelas Cuaderno para un solo ojo, La azotea, La ciudad invencible y Mugre rosa, y el libro de cuentos No soñarás flores, nominado al Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez 2017. Sus libros se han publicado en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, España, Francia, México, Perú y Uruguay, y próximamente serán traducidos al inglés, danés, italiano, griego, truco y portugués.

 Siempre es una satisfacción muy grande que te reconozcan en tu tierra y ahora se le suma este que ya tiene un alcance internacional”, explica y añade que espera que el galardón obtenido en Guadalajara “traiga una visibilidad mayor a lo que están escribiendo las escritoras en Uruguay”.

Para la autora, el hecho de que su país sea tan pequeño hace que tenga “un foco menor” y reciba menos atención internacional que otros, razón por la cual ve con buenos ojos que su premio tenga repercusión en la literatura uruguaya.

Yo siempre he hablado de esto, de que para mí habitar los márgenes en lo literario es algo finalmente positivo para literatura”, concluye.

 

Patricia Chung

0 Comentarios

Deja Tu Comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com