Líneas de la Mano, por Sergio Marentes

Hay días en que leo los subrayados de mis libros. El último día del año, como si se tratara de un ritual, lo hago con los que leí durante el año. Me gusta repasar las huellas que fui dejando en mis propias memorias a lo largo de meses de lectura.

El primer libro que leí en el año contaba la historia de una línea hecha por un lector debajo de la palabra Volar. La línea había cobrado vida y se había multiplicado a lo largo de todo un texto que, leído en orden, cobraba vida y contaba otra histora. No recordaba haber subrayado eso, lo que quiere decir que, efectivamente, la había subrayado yo mientras leía y era otro que no soy ahora.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *