All for Joomla The Word of Web Design

Mi viejo amigo, el cuento

Mi viejo amigo, el cuento

Pensar que los cuentos fantásticos, no son más que simples historias narradas para niños; es subestimar el  gran aporte educativo, que estos representan para nuestros hijos.

Personalmente, fui criado y educado con cientos de cuentos, que mi padre recreaba noche anoche, ya sea a la luz de una vela, o frente al calor de una hoguera; daba igual, verdaderas joyas de la  narrativa, hacían el deleite de este servidor antes de ir a la cama.

El gigante Egoísta, La Zorra Y Las Uvas, El Patito Feo, Pinocho, son solo algunos, de los relatos que hacían volar la imaginación de quien escribe estas líneas. Y es que escuchar a mi padre contar cuentos, era algo verdaderamente, memorable.

El hombre, mas que leer cuentos, los vivía. Tenía una manera muy peculiar de personificar las voces y describir los escenarios; ni hablar de los efectos de sonido, se las ingeniaba para ambientar, lluvias, truenos, disparos, o personificar la voz de una bruja (por ejemplo); a todo esto hay que sumarle, una gran capacidad para improvisar, pues muchas veces, tuvo que inventar cuentos, para este insaciable oyente. Todos estos elementos me permitían adentrarme también en el cuento, y por que no; vivirlo.

Implícitamente, viajaba a mágicos reinos. A través del cuento conocí  gnomos, hadas, duendes, ogros y faunos; también, temibles brujas, cíclopes y gigantes.

Visité galaxias, lejanos planetas de agrestes orografías y extrañas atmósferas; visité, abisales paisajes marinos y una que otra constelación.

Jamás necesité  visa, o cumplir requisitos migratorios, tampoco pasar por un tedioso control de aduanas; tan solo, el equipaje de mi imaginación, acompañaba a este audaz aventurero a explorar estas regiones indómitas y lejanas.

No recuerdo cuando fue, la ultima vez que mi padre me narró un cuento, pero puedo recordar uno a uno y con detalle cada historia contada, cada emoción transmitida, y cada lección aprendida. Mi “cuenta-cuentos” favorito, partió de este mundo hace ya quince años, decidió protagonizar su propia aventura; quizá algún día me cuente su historia con ese estilo tan suyo, tan único, cuando me toque cruzar el umbral.

Hoy, con mis cuarenta y tres años vividos, y sin saber aún, mi fecha de expiración, logro entender, que noche a noche, mi padre me entrenó para hacerme lo que ahora soy. “El cuenta-cuentos” favorito de mis hijas.

¿Quiere un consejo? No se lo digo, como escritor de cuentos, sino como padre; los cuentos fantásticos, son una herramienta fundamental para el aprendizaje de nuestros hijos, que además de despertar su imaginación, es una buena herramienta para enseñar valores, y motivarlos a leer más.

¿No me cree?, haga la prueba. Lea un cuento para si, con la perspectiva adulta, verá como su imaginación le devuelve ese niño que aún vive en usted, y que las responsabilidades y el tiempo lo han disfrazado de adulto, para hacerlo olvidar, que la felicidad se halla en las cosas mas simples. Y sea usted también, “el cuenta-cuentos” favorito de los suyos.

0 Comentarios

Deja Tu Comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Send this to a friend