Reseña de «El gran Maichak» de María Rondón-Hanway

Reseña de El gran Maichak de María Rondón-Hanway

La docente y escritora venezolana-estadounidense María Rondón-Hanway (La Victoria, Aragua, Venezuela, 1967) ha escrito una obra fantástica de 930 páginas. 

El gran Maichak se ubica en la tendencia del realismo mítico, el cual tiene una estrecha relación con el conocido realismo mágico. 

Su autora ha querido resaltar el valor del indigenismo con sus costumbres y características, destacando la importancia de la selva como medio ambiente que rodea a los personajes y se convierte en otro protagonista más.

La novela da a conocer al lector hechos míticos y fantásticos, aderezados con pinceladas de historia y realidad.

Si algo debe resaltarse de esta obra, es la manera en la que la autora describe a sus personajes, de una manera certera y detallada para que el lector se ponga en la piel de cada uno en tan singular historia. Dentro de las características de los personajes mitológicos está la dualidad que los ubica en dos planos contrapuestos como si fueran dos caras de una misma moneda. Rasgos humanos y divinos está presentes al mismo tiempo.

El protagonista de esta historia es Jacob Miranda, líder y vocalista de una afamada banda de rock que emprenderá un largo camino que va del mundo real hasta transportarlo al Reino Verde, un mundo en el que convivirá con personajes mitológicos e históricos de nuestra América.

Todo marchaba sobre ruedas para la banda, lo que más ansiaba Jacob era que su vida marchase de la misma manera, que tuviera una razón de existir, pero en poco tiempo se cumplirá la profecía que develará la razón de su existencia y por fin podrá encontrar su redención o su condena. (pág.49)

Miranda ha sufrido una infancia de maltratos, y se siente frustrado por la relación con su padre alcohólico. Al nacer, su hermano menor Elisaul murió. El médico aseguró que Jacob impidió el nacimiento de su hermano y por ello su padre siempre lo culpó de la muerte de su gemelo.

La travesía de Jacob luego de un cataclismo que genera un vórtice temporal, lo llevará al Reino Verde. Él y su alter ego Maichak se encontrarán en el lago Titicaca e iniciarán un viaje a fascinantes lugares de la geografía sudamericana. 

La trama está narrada en tercera persona a través de un narrador omnisciente que conoce todos los detalles de la historia, incluyendo lo que piensa y lo que quiere cada uno de los personajes.  Este narrador puede ser un dios y a la vez, tener un rol dual, ser juez o cómplice de los hechos. Esto le permite profundizar en los aspectos psicológicos de quienes protagonizan las acciones del libro. La conexión con el lector tendrá un carácter intimista.

El gran Maichak es una obra distópica cuyos personajes pueden viajan por diferentes multiversos que guardan conexión entre sí.

La autora ha puesto especial atención a las citas y notas a pie de página con el fin de ubicar mejor al lector en la trama, dándole una mejor comprensión de expresiones en lengua indígena y de puntos geográficos en los que se desenvuelve a acción.

El gran Maichak trata el tema del origen y evolución del universo. Los viajes en el tiempo a través de portales multidimensionales permiten la aparición de personajes de ciencia ficción. Orionitas, reptilianos y pleyarianos, hacen sus apariciones provenientes de mitos y leyendas.

Se debe destacar el nivel de investigación de la autora sobre las civilizaciones prehispánicas y su conceptualización sobre el cosmos. Desde tiempos remotos, los Aimaras, Incas, Mapuches y los Muiscas estudiaron el origen del universo, los astros y las estrellas.

Uno de los personajes más llamativo es Yara, hija del cacique Yaracuy, mejor conocida como María Lionza, la diosa Diana caribeña que se presenta como guerrera y heroína para ayudar a Maichak en batallas y eventos.

—¡Guamá, Sorocaima! Ustedes son grandes guerreros, pero ahora será guiados Maria Lionza, Yara de Yaracuy. Ustedes poderosos guerreros demostrarán que los hombres también pueden ser liderados por mujeres, que no hay superioridad entre los seres de este plano. ¡Qué todos somos iguales! (pág.582)

Maichak luchará el Reino Verde, este comprende siete regiones. Y como en toda gran batalla, tendrá un enemigo que será el malvado Supay, dios del inframundo, el Satán judeocristiano, o el Hades de los griegos.

—Ese hombre viene de otro mundo tiene la maldición él debe purificar su sangre y la sangre de todos sus ancestros. Ellos devastaron nuestro reino verde ahora se debe cumplir la profecía: ¡Eaimou! ¡Eaimou!. Él es el mismísimo Yoawe hermano de Omawe. (pág.71)

Otra característica de las grandes epopeyas es el viaje. Jacob Miranda, protagoniza ods viajes, uno interno para encontrarse a sí mismo y uno físico por América del Sur, emulando a la epopeya que Homero nos dejó con La Ilíada y la Odisea.

El gran Maichak es un homenaje a la historia de los pueblos indígenas prehispánicos cuyas historias deben seguir siendo contadas. También es un homenaje al gran escritor venezolano del realismo mágico, Arturo Uslar Pietri.

Pareciera que la escritora hubiese creado dos libros en uno. El primero, en la selva venezolana, incluyendo preocupaciones ecológicas sobre el medio ambiente y haciendo una denuncia sobre la violencia ante la minería ilegal y sus terribles consecuencias en la zona. Mientras que, a partir del quinto capítulo nos presenta una aventura mítica en El Reino Verde con seres fantásticos, entidades espirituales, héroes históricos precolombinos y dioses mitológicos.

A Maichak lo acompañan Iwarka el mono, Macao el papagayo-guacamayo y Kuwi el cuy.

En cada aspiración un torbellino multicolor recarga sus instintos premonitorios y lo hace encarnar las más fascinantes entidades selváticas espíritus de los dioses animales, divinidades zoomorfas como el Arariwe, el dios guacamayo, Haxoriwe espíritu del mono blanco y al Hayariwe el dios venado o ciervo. (pág.176)

El libro tiene ilustraciones que dan vida a los personajes. Además, se han incluido varios glosarios: uno de armas, objetos mágicos y artilugios; otro de lugares, Dioses, Semidioses y entidades mitológicas. También uno de los personajes.

La genialidad del relato obedece a una profunda creatividad de Rondón-Hanway sumada a su capacidad investigativa para crear una ambiciosa historia en la que los símbolos son arquetipos y homenaje a los grandes de la literatura. Se debe destacar el uso de los recursos literarios para convertir esta trama en una verdadera narración cinematográfica. 

El gran Maichak es una historia emocionante con elementos de acción donde cada personaje está delineado a la perfección. El lector conocerá las más íntimas emociones de cada uno en el mejor marco que existe, la naturaleza con sus hermosos sitios geográficos. El libro encierra la gran sabiduría de las tribus. La escritora comparte con los lectores su sabiduría sobre el mundo indígena.

—Maichak tienes que cumplir la profecía y proteger los portales. El cataclismo que va a destruir a la Pachamama y a la humanidad puede ser evitado, todo ha sido por culpa del hombre inconforme y egoísta. Tú tienes que recobrar el equilibrio vital del Reino Verde, Usando la sabiduría que se nos fue entregada en tiempos atávicos por nuestros hermanos mayores del cielo. (pág.213)


El gran Maichak, de María Rondón-Hanway  lo puedes comprar en Amazon


El gran Maichak

 

El gran Maichak

Editorial: Palibrio

Número de páginas: 930

Fecha de publicación: 2023

 


 



Publicaciones Similares

Deja una respuesta