Reseña de “En agosto nos vemos” de Gabriel García Márquez

Reseña de “En agosto nos vemos” de Gabriel García Márquez

“Volvió a la isla el 16 de agosto en el transbordador de las tres de la tarde. Llevaba una camisa de cuadros escoceses, pantalones de vaquero, zapatos sencillos de tacón bajo y sin medias, una sombrilla de raso y, como único equipaje, un maletín de playa. En la fila de taxis del muelle fue directo a un modelo viejo y carcomido por el salitre. El chófer la recibió con un saludo de viejo conocido y se lanzó dando tumbos a través del pueblo indigente, con casas de bahareque y techos de palma amarga, y calles de arenas blancas frente a un mar ardiente” (pág.3).

A 20 años de la publicación de su último libro, los hijos de Gabriel García Márquez decidieron darle luz verde al libro póstumo En agosto nos vemos (Random House, 2024), escrito durante la última etapa de la vida del Nobel de Literatura. El borrador de la novela se encontraba en los archivos personales del autor en el Harry Ransom Center de la Universidad de Texas en Austin.

Según su propio hijo, Rodrigo García Barcha, el Gabo no hubiese estado de acuerdo con publicar este libro incompleto, que comenzó a escribir 15 años antes de su fallecimiento.

 Tardó muchos años en escribirlo, pero a pesar de no estar convencido, porque no le veía el sentido, no lo destruyó. “Este libro no funciona. Hay que destruirlo”, habría dicho el Gabo.

Sus hijos afirmaron: «En agosto nos vemos, fue el fruto de un último esfuerzo por seguir creando contra viento y marea. Leyéndolo una vez más a casi 10 años de su muerte descubrimos que el texto tenía muchísimos y muy disfrutables méritos y nada que impida gozar de lo más sobresaliente de la obra de Gabo: su capacidad de invención, la poesía del lenguaje, la narrativa cautivadora, su entendimiento del ser humano y su cariño por sus vivencias y sus desventuras, sobre todo en el amor, posiblemente el tema principal de toda su obra”

Reencontrarse con la prosa de García Márquez siempre es un placer para quienes lo admiramos. En esta oportunidad, se sienten algunas lagunas en la trama e incluso un final al que le faltó más. El libro deja un sinsabor aun cuando tiene mucho de la genialidad del escritor colombiano universal.

La trama cuenta cómo cada mes de agosto, Ana Magdalena Bach de cuarenta y seis años de edad, toma el transbordador hasta la isla donde está enterrada su madre para visitar su tumba.

Agosto era el mes de los calores y los aguaceros locos, pero ella lo entendió como una más de las penitencias que debía cumplir sin falta y siempre sola. (pág.7)

En esas visitas, ella descubrirá otra dimensión de sí misma en la que se convierte en una persona distinta durante una noche al año.

Había repetido aquel viaje cada 16 de agosto a la misma hora, con el mismo taxi y la misma florista, bajo el sol de fuego del mismo cementerio indigente, para poner un ramo de gladiolos frescos en la tumba de su madre. (pág.4-5)

 Es un libro feminista cuya protagonista, decide emanciparse al menos una vez al año. Salir de su vida rutinaria en su matrimonio de 27 años con el director de un conservatorio de música, con el que ha formado una familia feliz; para aventurarse con distintos hombres y circunstancias que le dejan profundas reflexiones.

En agosto nos vemos es un canto a la vida, a la fugacidad de las emociones, a la resistencia del goce durante el paso del tiempo y al deseo femenino, omnipresente, salvaje, poco racional.

No es una obra maestra, en comparación con otros libros de García Márquez. El lector podrá sentir que le faltan detalles. Aunque la historia atrapa, luce inconclusa.

Es una novela corta, se lee fácil, de una sola sentada.

La protagonista mujer diferencia a esta obra de las anteriores de García Márquez. Las mujeres son muy importantes en novelas como Cien años de soledad, así como en otras. Sin embargo, nunca habían tenido un papel protagonista como el de Ana Magdalena Bach, una mujer madura que decide explorar su sexualidad y su libertad una vez al año.

Ella se sorprendió de que unas manos tan primarias fueran capaces de semejante ternura, y trató de resistir con coqueteos fáciles. Pero él se le impuso con firmeza, la manejó a su gusto y manera, y la hizo feliz. (pág.13)

Su propio accionar le causa conflictos internos, hace que le mienta a su esposo y todo esto a pesar de ser una mujer que en teoría es feliz y no tendría mayores razones para comportarse de esa manera.

La trama ocurre en un lugar y un momento innominados, probablemente en los años 80 o 90 en la costa de Colombia en una isla, pero no se sabe con exactitud. Esta vez, el Gabo, a diferencia de anteriores obras, no quiere dejar marcas estrictas que revelen dónde ocurrió.

Es una historia que aborda la infidelidad femenina con sutileza, con incertidumbre. Ana Magdalena está en la búsqueda de algo, de repente, su vida, se ha vuelto rutinaria.

Cada 16 de agosto es un motivo más para salvarse a sí misma. No importa con quién.

La publicación de En agosto nos vemos se realizó a propósito de la conmemoración de los 10 años de la muerte del Premio Nobel el próximo 17 de abril.

Acercarse a Gabriel García Márquez siempre será motivo de emoción y leer su libro póstumo vale la pena. Al leer esta novela se darán cuenta cómo un billete de veinte dólares se convierte en un protagonista más de la historia.

Aunque no fuera consciente de las razones de su cambio, algo tenía que ver con ellas el billete de veinte dólares que llevaba en la página ciento dieciséis de su libro. Lo había padecido con un sentimiento de humillación insoportable y sin un instante de sosiego. (pág.18)

¿Te animas a leerlo?

¡Déjanos tu comentario en la sección de abajo!


Gabriel García Márquez.
Sobre el autor del libro
Gabriel García Márquez

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *